Saltar al contenido

TURQUESA

¿Cuál es la Piedra Turquesa?

El nombre de esta piedra proviene del país Turquía. Es llamado con este nombre ya que durante su comercio, antes de llegar a manos Europeas, siempre transitaba por éste país. Este mineral es de color azul cielo, llamado posteriormente como color turquesa gracias a ella. Puede confundirse con la Variscita, aunque esta decrepita en llama mientras que no lo hace la Turquesa. También podría parecer Criscola, aunque podríamos diferenciarlas por su dureza.

color azul turquesa

Las propiedades de la Turquesa

Los minerales llamados Turquesa tienen una forma cristalina Triclínica, la cual forma cristales de aspecto prismático, generalmente en asas criptocristalinas o granulares, en costras, vetas o concreciones. 
Su brillo es vítreo, de color azul cielo, verde azulado o verde manzana. Tiene una dureza de 5-6, por lo que no es un mineral demasiado duro. Su densidad es de 2,7 aproximadamente. 

¿Dónde encontrar Piedras Turquesas?

Los cristales de este tipo de mineral son raros, y como mucho miden unos milímetros. Se forman en diferentes continentes del mundo, aunque de forma escasa en todos ellos. Esta piedra se forma principalmente en ambientes de climas áridos, en los senos de las rocas aluminosas. 

  • Virginia, EEUU: Las piedras Turquesa de mayor calidad que se conocen se han extraído de la mina Bishop, de este territorio de Estados Unidos. Lo son por su color y aspecto, formando incrustaciones de cristales diminutos en los filones de cuarzo de esta mina. 
  • Nishapur, Irán: En esta zona se han encontrado Turquesas en forma de nódulos envueltos en arcilla y también en los senos de las rocas. En esta mina se encuentran las Turquesas Persas, que son producidas desde la antigüedad en estos yacimientos, y todavía se exportan a día de hoy.
  • Distintas regiones de China: En este país se han encontrado magníficos ejemplares de este mineral, en diferentes minas del mismo. 
  • Creuse, Francia: Algunos yacimientos de esta piedra se encontraron también en esta región de Francia.

Las Turquesas más valiosas

Como todos los minerales, dentro de este tipo de roca existen diferentes variaciones que hacen aumentar o disminuir su valor en el mercado. En el caso de la Turquesa, la más deseada durante siglos ha sido la Turquesa de Irán. Hace más de 2.000 años que se extrae esta roca de esa zona (Antigua Persia, así que también es conocida cómo la Turquesa Persa.) y fueron grabadas en oro durante mucho tiempo. Este color tan característico es debido a la presencia de cobre y hierro en las minas.

Sin embargo, actualmente el mineral Turquesa más bien valorado es el que tiene un tono verde, proveniente del Tíbet. Esta variedad es la más valorada ya que no se destiñe con facilidad, como sí ocurre en algunas minas de EEUU y México.

En varias ocasiones se ha intentado imitar esta piedra usando howlita, huesos o fósiles. Estos materiales eran pulidos y teñidos para poder hacerlos pasar por este valioso mineral. 

Sigue leyendo para descubrir todas las historias de la Piedra Turquesa

Historias, Mitos y Leyendas de la Turquesa

Las joyas de América Precolombina 

Además de ser descubierta en el continente Europeo, la Turquesa también fue valorada en Norte América por los nativos des del siglo IV. Algunas culturas que hoy en día ya están extinguidas las usaban con diferentes fines. Principalmente el ornamental y el espiritual, de forma que la usaban las familias con poder. Estos pueblos realizaban sus ornamentos ayudados de madera, huesos, conchas o arcilla. En algunos museos de Nuevo México se pueden ver algunos de estos utensilios que perduraron hasta día de hoy.

Más adelante fue usada también como moneda de trueque entre tribus del continente. Aunque cuándo llegaron los Españoles su cultura fue destruida, algunos nativos han conseguido sobrevivir durante estos siglos, y hoy en día algunos nativos de los Navajo, que son descendientes de los Apaches, todavía elaboran este tipo de joyería.

Propiedades Mágicas de la Turquesa

Serpiente con incrustaciones de Turquesas

Este mineral es extraído des del año 6.000 a.C. en Persia, por lo que lleva muchos siglos en la historia de las clases altas del mundo. 
En la antigüedad se solía atribuir a las piedras preciosas propiedades curativas y milagrosas, y ella no es una excepción. 
A la turquesa se le ha atribuido durante miles de años la purificación de cuerpo y la mente y también de la suerte. Fue usada por Chamanes, druidas y reyes, y al ser del color del cielo, también
se le atribuían presagios relacionados con el clima. 

Cómo utilizar la Magia de las turquesas

Durante miles de años se creyó en las propiedades esotéricas de la turquesa. Hoy en día todavía hay personas que creen en las propiedades curativas de la turquesa, y existen rituales con la piedra turquesa para sanar el espíritu como estos:

  • Ritual para sanar con piedra turquesa: Toma un bol de color rojo con agua tibia, e introduce una piedra turquesa redonda o circular en el fondo. Añade pétalos de flores violetas o amarillas. A continuación escribe en un papel una carta a la persona que más daño te ha hecho en tu vida, sin prisas. Puedes encender unas velas para concentrarte mejor. Cuando la hayas terminado quémala encima del bol y deja que las cenizas caigan en el agua. Puedes repetir este rito con turquesas tantas veces como necesites.
  • Ritual para atraer la buena suerte con Turquesas: Para este rito se necesitan 4 piedras turquesas pequeñas, no importa la forma. En un papel azul escribe los objetivos que tienes para los próximos meses y en los que deseas atraer la suerte. Dobla el papel en 4 y sitúalo en tu mesita de noche, con las 4 piedras en las 4 esquinas del papel. Léelo cada mañana antes de levantarte para que te transmita la suerte y tenerla durante el día.

Estos son algunos de los rituales con turquesas para la suerte y la sanación, aunque recuerda que para sanar el espíritu la mejor forma es ir al/la psicólogo/a. Ahí te ayudarán y te guiarán para sentirte mejor contigo mismo/a.

Turquesas para Coleccionar

El mineral turquesa es uno de los más demandados por los coleccionistas. Aunque existen algunas piedras muy similares de forma natural, existen algunas diferencias que hacen que esta piedra sea única. Aunque debemos advertiros que conseguir una Turquesa auténtica puede ser una tarea dura. 

Las falsificaciones de Turquesas representan el 97% a nivel mundial.

Existen técnicas muy avanzadas para fabricar materiales muy parecidos a la Turquesa. De hecho, se empezaron a producir Turquesas falsas cerca del 1.000 a.C. ya que sus escasos yacimientos no daban abasto a su gran demanda, sobretodo en Egipcio.
Para hacernos una idea de la cantidad de Turquesas falsas, solo es necesario estudiar la sala de Arte Egipcio del museo del Louvre de París. En toda la sala no hay ni un solo fragmento de piedra Turquesa real. 
Se dice que solamente el 3% de las turquesas del mundo son extraídas realmente de las minas. Los demás son falsificaciones, aunque muy bien conseguidas. 

Os recomendamos algunas Turquesas para comprar si queréis que forme parte de vuestra colección, aunque debemos avisaros que si queréis comprar una Turquesa auténtica deberéis preparar el bolsillo y dirigiros a una tienda especializada:)